--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Soberanía espacial: ¿Para qué sirven los satélites?
________________________________
 
Alto en el cielo,  como en un cuento de ciencia ficción, como en una película estadounidense, argentina lanzó en el año 2014 su primer satélite fabricado en el país… Pero el ciudadano común se preguntará ¿En qué cambió o cambiará sus vidas este acontecimiento? Ante el rumor de la venta de los satélites por parte de la gestión de gobierno actual y las resoluciones en las que autorizarían a empresas extranjeras a brindar servicios satelitales en el país, se pone de nuevo en el tapete la industria espacial nacional y el desarrollo del Arsat, el rol del capital científico , la soberanía orbital y  la posibilidad real de comercialización con este tipo de tecnología.
   El 16 de octubre de 2014 marcó la historia de la industria espacial; Argentina es el único país de latinoamérica en contar con la capacidad de colocar satélites en órbita. Uno de los 8 ya que Estados Unidos, Rusia, Japón, Francia, China, India, Israel, Irán, Corea del Norte o Corea del Sur son los únicos que cuentan esta tecnología. Para que quede claro en Sudamérica, nadie la tiene, ni siquiera Brasil país que desarrolló su industria en los últimos años.
   Este hecho histórico para el país y la región sudamericana se produjo gracias al trabajo conjunto del INVAP (Investigaciones Aplicadas sociedad del Estado) con la CONAE (Comisión nacional de actividades espaciales) y varias universidades nacionales, entre otros entes. Con el nombre de Arsat la empresa estatal se dedica a brindar servicios de telecomunicaciones. 
  Los satélites cambiaron la vida humana desde la década del `50 cuando  se lanzó uno al espacio por primera vez. Los satélites sirven para controlar las mareas, prevenir catástrofes climáticas (inundaciones, tifones, huracanes), ver el crecimiento de las cosechas, las plagas etc. Toda esta información en relación a temas de  agricultura, pesca, hidrología, gestión de emergencias y salud, entre otros fines. Estos permiten estudiar los planetas, la atmósfera, los animales migratorios;además aseguran el acceso de  internet, telefonía celular, televisión, GPS.
   Respecto de la utilidad de los satélites el Decano de la Facultad de ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, el  Dr. Marcos Actis aclara: “se puede analizar la humedad del suelo, podemos ver lo que nosotros queremos ver, controlar nuestros mares de la depredación de los extranjeros, con un satélite uno podría ver la posición de los barcos pesqueros, poder ver el foco de las plagas y así no fumigar toda la zona, poder predecir inundaciones, incendios tempranamente” 
   Si quien tiene la información tiene el control ¿Es aplicable en este caso? En este sentido, agrega Actis: “Tener satélites propios es tener información. No sólo sabés cómo viene tu cosecha sino también cómo viene la del que te compite. Estados Unidos sabe si hay mucha cosecha de trigo, cuánto va a valer el que ellos tienen, si lo guardan, lo venden: es estratégico”. 
   Ahora bien, el ciudadano que ve  lejos de su cotidianeidad este tema del espacio se preguntará- Bueno -¿Y a mi qué? , ¿En que afectará el precio de los alimentos, mejorarán los servicios de internet y teléfono? Lo cierto es que el  impacto directo de esta tecnología no lo verá quizás el habitante de la ciudad de Buenos Aires pero sí podría verlo quien vive en el interior profundo, le permitiría tener internet, tener televisión, en definitiva tener comunicación. Es decir, que si realmente se lo considera como una política de Estado federal, si realmente hay voluntad política se podría llegar  a lugares donde hasta ahora no lo hacía la telefonía privada o internet porque no era rentable.
   Según la gestión de gobierno actual un punto a rever del Arsat 1 Y 2: “es la falta de aprovechamiento económico y financiero de los servicios que se pueden brindar desde la empresa. Lo más claro y preocupante es la comercialización de Arsat 2. En el mundo satelital, por lo general se hacen preventas de hasta el 50 o 60% del satélite que vas a lanzar. Arsat 2 está prácticamente en cero en su comercialización". Sostiene el abogado Rodrigo De Loredo quien preside Arsat en la actualidad.
   De todos modos, es importante saber que cada una de las veces que Argentina lanzó al espacio un satélite de observación para investigar cosechas, mareas o prevenir catástrofes climáticas, hubo que alquilar una plataforma y  pagar varios millones de dólares
   Entonces,  si tenemos en cuenta la relación costo- beneficio, los beneficios de un satélite propio son muchos; sin embargo, se difunde demasiado que se invirtieron millones pero poco se habla de lo que se puede generar; por ejemplo se deja de pagar un proveedor de 25 millones de dólares al año, es decir que en 10 años estaría pagado el satélite. Además, si se ofrece  a los países limítrofes este servicio (se podría recuperar lo invertido en su producción mucho antes), y  más aún si se produce un satélite para vender afuera.
También,  la producción hecha por científicos argentinos, pueden ser una fuente de inspiración para despertar vocaciones tempranas en los jóvenes.
   En fin, ¿Qué significa este satélite para los argentinos y los sudamericanos?, significa fabricación nacional con recurso humano argentino, significa que podemos producir nuestra propia tecnología espacial, que al menos para ello ya no dependemos de los países el primer mundo, eso quiere decir que si podemos fabricar para nosotros podemos fabricar para otros y vender y eso es competencia. La importancia además es geopolítica, de poder controlar nuestro territorio, nuestros mares pudiendo prevenir e investigar. Y por sobre todo, en las comunicaciones este acontecimiento da cuenta de la aplicación de la tecnología a nivel federal, transformando un servicio rentado de comunicación en un derecho.
   El objetivo de la soberanía orbital que estaba en riesgo está cumplido, hoy argentina tiene dos satélites orbitando en el espacio y una empresa nacional con un capital humano invaluable, el desafío hoy es cómo se continuará el trabajo empezado y se seguirá con la idea del Arsat 3 y si  este “activo” importante para el Estado argentino realmente se corresponde en los hechos con  la premisa de que Arsat sea una política de Estado.



 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Julio de 2017 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar