--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Suprimiendo al sujeto crítico
________________________________
 

La campaña en las redes sociales y la lanzada por gremios docentes para tratar la desaparición del joven argentino Santiago Maldonado desató la polémica sobre cómo enseñar, cómo educar en Democracia y abordar desde el aula el tema de los Derechos Humanos.

   Derechos Humanos
, aquellas palabras que tanto han costado ingresar a la currícula escolar,  que tanto han costado insertar en la agenda mediática, hoy tan gastadas y hasta el punto de ser consideradas peligrosas… Tratadas hasta irónicamente: “si haces tal o cual cosa después vienen los de los Derechos Humanos… O mucho peor aún estigmatizar estas palabras refiriéndose al “curro de los Derechos Humanos”

Los contenidos sobre “Derechos Humanos” son parte de la currícula. No hace falta ninguna autorización para enseñar qué es la Democracia”: dice una cartulina pegada en la puerta de la biblioteca de una escuela pública y es que ante la viralización en la redes sociales y la magnitud que tomó el caso de Maldonado, hacen que la escuela (esa institución importante y que no ha perdido legitimidad) no pueda escapar de la realidad que la habita, por eso el tema llega a las aulas, donde en diferentes niveles y ramas los profesores o sus alumnos lo tocaron.

  Rápidamente el tratamiento de estos temas en clase intentó sancionarse de alguna manera, y al mejor estilo “cace al docente” desde el Gobierno porteño pidieron a los padres que denuncien casos "abusivos o de politización" que se den en las escuelas, el resultado fueron voces divididas, padres indignados y la utilización de la palabra adoctrinamiento.

   Como en la película “La Ola”, en la que un profesor de historia hizo un experimento con sus alumnos realizando una especie de recreación del régimen fascista  (sin que ellos supieran que estaban participando) el eje de discusión se focaliza hoy en la capacidad de un docente de manipular y “lavarles el cerebro a sus estudiantes” como si fuera éste el único capaz de influir en el alumno, como si los medios masivos de comunicación no adoctrinaran en consumo. Hablar de adoctrinamiento es justamente contradictorio al acto de educar porque el adoctrinamiento se caracteriza por la ausencia de pensamiento crítico y la fe ciega en algo o alguien, como si el chico no fuese un sujeto crítico con capacidad de rechazar o resignificar un mensaje.

¿A partir de qué edad y en qué lugares se puede hablar de política finalmente? Nunca el sentido común sabe responder sobre cuáles son los lugares y la franja etaria en las cuales se puede tomar partido y expresarlo, que no es más que vivir…
    Lo cierto es que más allá de la edad ideal para tratar estos temas, específicamente en la escuela lo más importante es cómo tratarlos, desde que perspectivas, con qué metodología con que objetivos y cuál es el grado de participación del alumno. Por supuesto que hay una línea muy delgada entre el saber académico y la opinión partidaria de cualquier persona porque la política está inserta en nuestras acciones, en nuestra visión de la realidad y nuestro compromiso o no por cambiarla. Ese es también uno de los objetivos de enseñar por ejemplo historia: estudiar y comprender el pasado en su contexto para no volver a cometer los mismos errores. Esa responsabilidad es también una obligación que asume un docente, en cumplimiento con los lineamientos curriculares,  y  sin descuidar los saberes mínimos de su materia, el docente debe y puede ayudar a construir con el alumno qué herramientas poseemos como ciudadanos  y cómo podemos usarlas

Y es que quizás en el fondo esto sirva para pensar un poco más sobre la educación que tenemos y qué educación queremos, claro que eso depende también de qué sociedad queremos y si realmente deseamos que la educación forme ciudadanos o consumidores preparados para la incertidumbre del mercado laboral.

 Por Lic. y Profesora Yesica Mayo. 

 

 



 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Septiembre de 2017 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar