--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Educación financiera, deuda y déficit.
________________________________
 
Con el advenimiento de nuevo siglo y a la par del fomento y el avance de desarrollos tecnológicos y económicos, cada vez más gente accede a instrumentos y medios de intermediación financiera, sin embargo, es escasamente atendida esta situación en nuestro sistema de educación formal. 
   Cuando hacemos referencia a la creciente presencia del sistema financiero en nuestras vidas y de la utilización de medios de pago en el país, hacemos hincapié, por un lado, en el volumen ascendente de cuentas  (caja de ahorro, cuanta corriente y plazos fijos), que se registran en las entidades bancarias. Según datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA), en la actualidad (a marzo de 2017), hay más de 54 millones de cuentas, esto significa un aumento del 35 por ciento con relación a diciembre de 2014. En solo dos años y medio, se incrementó significativamente el número (principalmente en cajas de ahorro), lo que nos permite pensar que en poco más de cuatro años se estarán duplicando las cuentas que había en 2014. 
   Por otro lado, es sustantiva la presencia cada vez mayor de medios pago a través de tarjetas, ya sean de débito o de crédito. El mismo informe del BCRA, indica que hay más 37 millones de tarjetas de crédito (en manos de 22 millones de usuarios) y 40,5 millones de débito. Lo que nos da un promedio de casi 1 por habitante.
Ambas situaciones se potencian para desarrollar el cada vez más dinámico sistema de comercio electrónico, solo con tomar datos del año pasado (en base a la Cámara Argentina de Comercio Electrónico), las ventas crecieron un 51 por ciento con respecto a 2015. En total, se facturaron 102 mil millones de pesos correspondientes a 47 millones de órdenes de compra, un 24% más que en 2015. 
Todo este cúmulo de información y de datos nos induce a preguntarnos, si dentro de nuestro país se están llevando adelante acciones concretas y rápidas para incorporar en nuestro sistema educativo herramientas pedagógicas efectivas. Lamentablemente, una buena forma de medición son las pruebas PISA diseñadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que además de evaluar los conocimientos en lengua, matemáticas y ciencias sociales, incorporó en anexo de estudio sobre las competencias de los jóvenes en materia financiera. Sin embargo, Argentina quedó fuera de estos estudios por haber alterado la lista de colegios testigos. Igualmente, y del análisis de las trayectorias similares que tenemos como país, conviene tomar como parámetro los resultados que se dan en otros estados de la región (Brasil, Chile y Perú).
   Según datos de la prueba realizada en 2015, “los puntajes obtenidos en estos países son inferiores al promedio”. Básicamente, de la lista de quince estados analizados, se ubican en los últimos tres lugares. Estableciendo que, casi la mitad de los estudiantes no alcanzan el nivel mínimo de competencias financieras (siendo mucho más marcado este resultado en aquellos que cuentan con menos recursos económicos).
Tanto en Brasil, como en Chile y Perú la educación financiera como práctica pedagógica en la escuela secundaria o media es reciente, y está a años luz de los países más avanzados en este sentido, encabezados por China, que tiene los resultados más destacados. En el caso chileno, todavía no figura en la curricula nacional, es iniciativa del Banco Central y de las Instituciones financieras. 
Siguiendo este hilo conductor, entendemos que los conocimientos en Argentina no deben ser muy diferentes a los que se plantean en América del Sur, ya que demográficamente, culturalmente, financieramente y, por las acciones emprendidas desde el Estado, en ninguna se destaca, es más, son aún de menos impacto. 
Por ejemplo, recién a finales del año 2016 el BCRA y el Ministerio de Educación de la Nación emprendieron una serie de iniciativas para acercar el conocimiento financiero a las aulas, sobre todo por la posibilidad que tienen ahora los menores de edad der contar con una caja de ahorro y manejar tarjetas de débito por cuenta propia con el objetivo de facilitar sus “operaciones económicas cotidianas”. 
En un artículo del diario La Nación publicado recientemente (20 de agosto de 2017), se destaca que en una primera instancia estos organismos públicos están desarrollando "un kit de herramientas de educación financiera para docentes para utilizar en escuelas de todo el país en el marco de un plan más amplio, el proyecto ‘Escuela Secundaria 2030’. Con estas herramientas los docentes podrán realizar en forma colaborativa e interdisciplinaria, distintas propuestas de trabajo para que los jóvenes puedan aprender a financiar proyectos (como los viajes educativos o de egresados) o bien para evaluar proyectos (costeo de estudios, gastos del hogar y economía familiar”. Este programa aún está en una etapa piloto, con lo cual podemos entender que se está corriendo desde atrás con esta problemática. 
   No comprender, como se sostiene en el informe de la OCDE para Iberoamérica : “cada vez que un joven decide comprar un celular o de qué manera utilizar su dinero en gastos personales está tomando una decisión financiera”, esto supone que “la población adolescente está comenzando a enfrentar situaciones que requieren priorizar los gastos, estar conscientes de los costos, y estar alertas ante la posibilidad de fraude o engaño. Muy pronto deberán tomar decisiones que tendrán consecuencias financieras de largo plazo”, y que obliga a tomar acciones concretas ahora por los entes gubernamentales. 
Un joven consiente de las posibilidades y los riesgos que significa aplicar conocimiento financiero en sus acciones diarias, no solo será un ciudadano mejor preparado para los desafíos del sistema, sino que también,un artífice esencial para componer un desarrollo económico sustentable. Hoy está en deuda el estado, de él dependerá romper este déficit.
 
Por Lic. Leandro Iglesias.
 



 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Octubre de 2017 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar