--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Zonceras actuales
________________________________
 
Es fácil imaginarse la cantidad de zonceras actuales que engrosarían la numerosa lista que alcanzó a destripar Jauretche con la filosa sabiduría de sus verdades criollas” advierte el historiador y poeta Osvaldo Gulielmino.
Casi como las zonceras de Jauretche que son principios introducidos desde nuestra infancia, axiomas aparentes “para impedirnos pensar las cosas del país”. Quizás con algún punto de encuentro con éstas  podríamos hablar hoy de un discurso instalado y formador de opinión del ciudadano argentino,  podríamos entonces  hablar de la formación una subjetividad con la que se busca instalar ciertas premisas como realidades y a través de ellas brindar  los argumentos para legitimar acciones como las reformas de jubilación, tributaria,  laboral, educativa (entre otras medidas).

 “El empresario argentino es un ineficiente”

Esta es la premisa  que valida la apertura de las importaciones, estaría también respaldada en la visión de que una empresa debe reducir costos y obtener las máximas ganancias, si esto no ocurre, e sea,  si el producto no puede competir en precio o calidad con uno de afuera, entonces el empresario no sirve, el empresario es el que está haciendo las cosas mal si no es eficaz y eficiente. Esto se relaciona también con la “cultura de trabajo” en argentina y con el estereotipo del trabajador argentino, lo que da pie a la siguiente creencia.
 
“El trabajador argentino es un haragán”

Esta imagen construida se apoya en estereotipos muy fuertes en los que incluso se lo compara  con los trabajadores de países limítrofes: “Al argentino no le gusta laburar, para conseguir un albañil  hay que encontrar un paraguayo o boliviano
Este perfil de trabajador se sustenta gracias a los  beneficios que las leyes laborales y el respaldo de los gremios han brindado a los trabajadores: obra social, vacaciones pagas, jornadas de trabajo de 8 hs, pago de horas extra, aguinaldo, bono o premio de fin de año y otras disposiciones que gozan los trabajadores argentinos. Sin embargo, desde la visión actual se intentaría transformar estos derechos alcanzados luego de años de lucha como “privilegios” y atentos a la regla de oro de la eficacia, eficiencia y la competitividad, se desprende que el trabajador argentino,  es costoso en comparación a otros países, por lo tanto las empresas extranjeras que busquen invertir en el país no estarán dispuestas a pagar el alto costo de mantener a un empleado, sin poder echarlo cuando el empresario quiera,  y afrontar además  el costo de una indemnización y una legislación laboral favorable a éste. En consecuencia, todas estas construcciones que interpelan en la subjetividad del argentino serían justificaciones de una reforma laboral cuyo objetivo  es ajustar los gastos  o costos que representan para el Estado y las empresas un trabajador.
 
“Nos dejaron una fiesta que ahora hay que pagar”

Es una frase que se usa para argumentar múltiples acciones en referencia a hacerse cargo de los supuestos errores o  malos manejos de la gestión anterior. Está asociada también a la “pesada herencia”,  se basaría en que el ciudadano  vivía en un mundo irreal, se acostumbró a tener un buen  nivel de vida gracias a políticas públicas y sociales (como subsidios a servicios esenciales, créditos para vivienda, planes de pago en 12 cuotas etc.)Este nivel de vida no podría sostenerse más por el déficit fiscal lo que lleva irremediablemente a endeudarse con el banco central. 
 
“Nos dejaron con una crisis energética y ahora hay que pagar las tarifas”

En línea con lo anterior, acusando desinversión en años anteriores lo que llevaría a un “sinceramiento” es decir, que el usuario pague el precio real de los servicios y que la plata de los subsidios a esos servicios vaya para otros sectores concentrados de la economía.

“No es que subimos la edad de jubilación sino que acortamos la edad de estar jubilado”
 
El juego discursivo es decir las cosas al revés, o sea  invertir el sentido, lo mismo ocurrió con las elecciones legislativas  en la que muchos medios titularon que “la primer fuerza de cambiemos fue votada por el 40.59%” que no es lo mismo que decir que “el 59.41% no votó a cambiemos”.

“Nuestros patriotas cuando nos quisieron independizar estaban angustiados
 
 Esta afirmación toca a lo más profundo de nuestra identidad nacional, en la que la construcción de una patria, recuerdos históricos o mitos colectivos  son rasgos históricos importantes que conforman un “nosotros”, una identidad colectiva que es puesta en duda desde sus inicios. No es casualidad como ejemplo simbólico que la cara de próceres o personajes históricos nacionales de los billetes sean reemplazados por animales autóctonos.

En definitiva, estas especies de zonceras o premisas forman parte de  un proceso para que la sociedad vaya aceptando la transferencia de ingresos a grupos económicos concentrados. Es por eso que estamos ante una hegemonía  que es la organización del consentimiento, es decir la mayoría opina como la minoría (porque es la visión que predomina) aunque no le convenga. En este contexto, habrá leyes que seguramente busquen ser modificadas: Ley de contrato de Trabajo, convenciones colectivas, Ley de asociaciones gremiales, Ley de obras sociales (entre otras del paquete). Ante este escenario será importante el rol que tomen  los sindicatos, organizaciones sociales y los medios de comunicación alternativos  para visibilizar y hacer que este ciudadano tome conciencia…

Según Jauretche quien cita a Jeremías Bentham : “La fuerza de las zonceras no está en la argumentación. Simplemente excluyen la argumentación actuando dogmáticamente mediante un axioma introducido en la inteligencia- que sirve de premisa- y su eficacia no depende, por lo tanto, de la habilidad en la discusión como de que no haya discusión. Porque en cuanto el zonzo analiza la zoncera. Como sea dicho- deja de ser zonzo”.



Por Lic. Yesica Mayo



 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Diciembre de 2017 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar