--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Neoliberalismo o ¿Qué?
________________________________
 
El dabate si estamos ante un neoliberalismo o no puede resultar confuso y cansador pero necesario para entender por qué estamos como estamos, sobre todo cuando el argentino se queja, compara a su país con otros, sé indigna por ciertas situaciones y simplemente deja de confiar… Las contradicciones entre las palabras y los hechos son constantes  ¿Volvimos a los “90”? ¿Queremos un libre mercado? ¿Queremos más intervención de Estado en la economía?
Ya desde las campañas políticas las contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace flotan en el aire. Así Menem manifestaba: “Si  yo decía la verdad no me votaban” y pasó del “salariazo” y la “revolución productiva” a una fórmula neoliberal. De modo similar, en la actual gestión se promovió el eslogan “eliminación de la pobreza” y la “revolución  de la felicidad y la alegría” apoyadas en estrategias de publicidad y marketing que se vuelcan a un “individuo” en singular pero con frases generales que no explican mucho el cómo. 
Pero  la contradicción se hace más profunda  cuando el “medio pelo” y la vieja burguesía que siempre tuvieron su mirada hacia Europa, aplauden medidas que lejos de buscar el desarrollo económico daría la impresión que sólo reducen las chances de crecer… Resulta  irónico pensar mientras que  los ingleses invirtieron en el país en el siglo XIX (desde ya con el fin de extraer materias primas) lo primero que buscaron fuera  instalar una red de ferrocarriles  y una sucursal de banco en los principales asentamientos. Por el contrario,  la gestión de gobierno actual (a la espera de inversiones extranjeras) cierre ramales de ferrocarriles y esté en  conflicto con los bancos tanto públicos como privados.
Si tenemos en cuenta que el proyecto político del neoliberalismo es generar el mercado y la sociedad de mercado; desde este punto  de vista el Estado debe regular  las reglas y fronteras de la actividad económica. Entonces, ¿Cuál será la función del neoliberalismo en el país? ¿Por qué no se defiende al país con medidas proteccionistas como lo hacen Francia o Estados Unidos?  Por el contrario se abren las importaciones, se ajusta en políticas públicas, se quitan subsidios a  los servicios (lo que afecta a grandes sectores de la población), se busca reducir la cantidad de empleados públicos, se cierran escuelas rurales, etc.
Con la mirada siempre puesta aún más al norte, se habla maravillas de cómo se vive en los países escandinavos, sobre todo en cuanto a educación y nuevamente surge una contradicción del “medio pelo argentino” y la vieja burguesía  entre lo que dicen admirar y lo que pasa en su país... Es que mientras alaban un modelo nórdico basado en crear riqueza con el fin de promover el bienestar general de la población, con inversión en educación, salud universal y vivienda para los menos favorecidos; luego critican cuando el Estado argentino otorga subsidios a los más vulnerables. “Se embarazan por un plan”, “que vayan a  laburar” son frases que resuenan hasta el cansancio.
 El pilar fundamental para el desarrollo es la educación, por eso  los países nórdicos destinan entre un 12% y un 16% del gasto público a la educación. En cambio, en argentina se considera  a la educación casi como un gasto que es necesario recortar para que no de pérdidas económicas en el aquí y ahora, ejemplo de esto es el cierre de las escuelas rurales, de los bachilleratos de adultos  y de los cursos con menos de 15 alumnos en la provincia de buenos aires.
Es importante saber dónde estamos para saber hacia dónde vamos, no sería descabellado pensar en neocolonialismo  (no por haber sido colina declarada) sino porque la  dependencia económica continúa,  sobre todo en el caso de los productores de materias primas que responden a los lineamientos de producción, venta, y precios marcados por los centros de decisión capitalistas, así solo una minoría está al servicio de estos intereses, o sea se beneficia de la dependencia de su propia nación.  Sumado a esto parecería que hoy ya no se necesitan fusiles,  con los medios de comunicación como  instrumento formador de un clima gracias al empleo de ciertas técnicas como el uso planificado de la propaganda.
En otras palabras, ¿Podríamos hablar de una táctica neoliberal y una estrategia neocolonial? O en ese afán de clasificar todo, tendríamos que referirnos a algo nuevo, ¿Asumimos que la historia no es cíclica? y que  entonces el contexto nos lleva a vivir un fenómeno nuevo, en fin ¿Neoliberalismo o qué?


 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Abril de 2018 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar