--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Bolsonaro: el presidente políticamente incorrecto.
________________________________
 

El regreso de los nacionalismos de derecha como respuesta a la globalización caló hondo en la potencia Latinoamericana que tiene 50 millones de pobres.Alianzas, mano dura, y lucha contra la corrupción para “salvar” al país de los populismos de izquierda.  
  
La pregunta que aun hoy flota en argentina es cuáles son los valores que el pueblo identificó en Bolsonaro, tan políticamente incorrecto en su discurso y como señala el analista internacional Pedro Brieger, que pertenece a una “derecha sin vergüenza” dentro de las nuevas derechas en términos que no esconde en lo más mínimo el pensamiento fascista, entre otras vergüenzas para el pueblo como su adoración por la figura de Donald Trump. Para muchos analistas se trata de un neoliberal y conservador en lo económico pero con un fuerte discurso antiglobalización en lo político.
La reacción a la modernidad y la globalización por derecha que generó el resurgimiento de la extrema derecha, que coincide con los valores culturales de mucho líderes mundiales que van con mano dura contra el feminismo, contra los pobres y los homosexuales; orquestados desde valores del  ejército, de las iglesias evangélicas y pentecostales como fuerzas imbuidas de la ideología neoconservadora.  Por su parte, el 84 por ciento de los Brasileros está a favor de bajar la edad de responsabilidad penal, un pensamiento que el primer mandatario conoce bien y riega de forma permanente.
A nivel mundial, somos testigos de un auge de algunos nacionalismos de derecha como respuesta de la Globalización, que pueden verse no solo en el gigante Latinoamericano, sino que se expanden al resto del mundo con Orban en Hungria, Trump en Estados Unidos, Salvini en Italia y Le Pen en Francia. Son muy diferentes pero el fondo es un pensamiento es Fascista. 
El Psicoanalista  Enrique Carpintero analiza este fenómeno, como “los nuevos modos del fascismo en las democracias occidentales”, observando el problema del El Estado y el problema del fascismo. Sostiene que su expansión se explica por proponer un programa para la comunidad y que su triunfo es el de representar a los descontentos para ser la expresión política de una comunidad que se piensa acabada y homogénea. 
Finalmente, analiza que si en otras épocas el fascismo se apoyaba en un racismo que se fundamentaba en el positivismo biológico del siglo XIX, en la actualidad la xenofobia se sustenta en la gran desigualdad social que es justificada por una producción intelectual neoconservadora donde el enemigo es el extranjero pobre. Aclaremos, no cualquier extranjero: el que es pobre; es aquel que ante la crisis social capitalista viene para sacar los trabajos de la población autóctona o utilizar los servicios de salud públicos. 
Así las cosas, este “buen pueblo” encuentra en los nuevos modos del fascismo una expresión política que aglutina un proyecto comunitario muchas veces apoyado –como en Brasil– por las iglesias evangélicas o, como en Hungría y Polonia, por sectores del catolicismo conservador; es decir, se piensa en una comunidad –al decir de Bataille– acabada y homogénea. Es así como, si el fascismo clásico era antiliberal, hoy los nuevos modos del fascismo aparecen para salvar el liberalismo con fórmulas proteccionistas y del nacionalismo más rancio: Make America Greet Again. (Hagamos que América vuelva a saludar). Para ello requiere imponer un dispositivo sociocultural que se sostiene en actos crueles. El eje de ese dispositivo cruel es la mentira. Lo que se conoce como la posverdad generada por medio de los fake news. 

 
Alianzas y sociedades para destronar al Partido de los Trabajadores (PT)
  
Hagamos un breve repaso del primer mandatario. Nobleza obliga a decir que durante la elección hubo varios trasnochados que hablaban del actual presidente de Brasil como un “hombre nuevo en la política”. Vaya si se equivocaban. Más de 30 años en el parlamento, consiguió mucho con la política sin aprobar un solo proyecto. Como dicen, “La imagen de Bolsonaro fue creciendo a partir de una mentira”. Mentiras detrás de una ingeniería capaz de tejer un andamiaje lo suficientemente sólido para proscribir a Luis Inácio Lula Da Silva, quien hace un año tenía la mayor intención de voto del gigante americano, y tejer un sistema de alianzas con el sector judicial, las grandes empresas y varios partidos opositores al Partido de los Trabajadores. 
Volviendo al Brasil de 2018, y para entender el fenómeno nos comunicamos con la periodista Daniella Novo que llegó Sao Pablo una semana después de la elección de la primera vuelta. “La derecha de Bolsonaro es liberal, no nacionalista”, asegura, y explica que está haciendo cosas que para él son nacionalistas, como ahora que el 31 de Marzo que quiere conmemorar el inicio de la dictadura Brasilera del 1964. 
Con la experiencia de trabajo en ESPN Brasil y el canal televisivo Spor TV y TV Sergipe, de la Red O´Globo, Danielle Novo asegura que Brasil es un país completamente machista y rasista, y la gente se siente segura con ese pensamiento. El eje de campaña basado en el fin de la corrupción y un discurso de odio y de violencia fue comprado por los electores de Bolsonaro. Pero desde el partido del actual presidente consiguieron convencer a otros partidos y lideres a encolumnarse bajo la idea de “fin de la corrupción”, explica la periodista nacida en San Pablo. 
Con grandes carencias discursivas, y deficiencias en temas centrales como educación, la estrategia de no ir a debates fue manejada muy hábilmente por sus operadores de campaña, que aprovecharon el atentado –del que aun hoy muchos dudas sobre su veracidad- para borrarlo de todo debate público y televisivo. Otra jugada magistral para “preservar su seguridad”. 
Ahora un dato clave. Las elecciones presidenciales en Brasil, para refrescar la memoria, tuvieron la mayor abstención a las urnas en la historia de la república. El cóctel de baja participación, con una mayoría de votos en Blanco y abstenciones le dio el triunfo en las urnas de modo democrático si, aunque representativo poco. “Él se presenta como liberal pero está haciendo un Brasil de mucha vergüenza, ofreciendo a Estados Unidos el Territorio para pruebas de misiles, y a tres meses de mandato las promesas de apertura comercial caen, se pierden mercados como China, y se favorece a los empresarios que lo apoyaron”
Brasil está hoy estancado con un dólar parado a 4 reales, y el Estado está endeudado en billones de dólares con organismos internaciones, mientras que a las bancas (Itaú, Bradesco y Santander), que deben mucha plata al gobierno Brasilero no se las quieren cobrar.
 
La triste postal 
 
En medio de todo, el pueblo empobrecido alcanza los 50 millones, con 10 millones de indigentes, está compuesto por un sector primario y campesino muy precario, con una población con niños que inician a trabajar a los 5 o 6 años. Así las cosas, el Gobierno Nacional no promueve políticas sociales, sino censura a los medios y el fomenta el armamento de la población. 
Brasil es un país violento desde hace mucho tiempo, y ahora se le suma el impulso para bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14”, se lamenta Novo, al tiempo que agrega: “El número de femicidios se incrementó en Brasil, eliminó las visas de acceso a ciudadanos de  EEUU, Japón, Canadá y Australia, no podemos tener un presidente que hace alianzas y que no trae nada para el país, es un acto genuflexo, hay mucha vergüenza de los compatriotas”
 
Con premeditación y alevosía
  
Al ser consultada por las razones que le dieron el triunfo a Bolsonaro, como era de esperarse, saltó el plan orquestado para meter preso a Lula para que no pueda candidatearse a la presidencia, una jugada que había iniciado ya con el Impechment a Dilma Russef, una destitución irregular y controvertida que impidió la continuidad como Presidenta de la República Federativa de Brasil.  Recordemos que el propio Supremo Tribunal de Brasil desplazó al juez Sergio Moro de las investigaciones por escuchas contra Lula. 
Fue el mismo Moro en alianza con otro dirigente del mismo Partido de los Trabajadores (PT) Antonio Palostre, para conseguir un ministerio  para dejar a Lula preso. Desde allí el PT perdió las fuerzas, mellaron la popularidad de Lula. La idea de que era un monstruo corrupto que debe estar preso”. Entretanto Bolsonaro sobraba cada vez mayor fuerza y avanzaba a una inminente segunda vuelta. 
El discurso de Bolsonaro no entiende de dobles sentidos, es abiertamente anticomunista, conservador religioso, al punto que día a día atrasa con simplificaciones de la moral y los usos y costumbres de la ciudadanía; mientras es un gobierno fiel de las directivas de los organismos multilaterales de crédito y profeso admirador de Donald Trump.  
Muchos de los que se formaron política y profesionalmente durante los setenta, en cambio, analizan el carácter reaccionario del primer mandatario, en el sentido de que usa los códigos del ejército para volver a recuperar los viejos códigos morales cristianos” que habían muerto con la segunda guerra mundial.
Todo parece indicar, que han resucitado. 
 
 
Por Manuel López Melograno. 
Lic. en Comunicación Social
Productor Audiovisual - Periodista 


 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Abril de 2019 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar