--------------------------------------------------
ACTUALIDAD __________
-----------------------------------
Registro de Propiedad Intelectual
Nº 5014702.
 
_______________________________________ Editorial
 
Las nuevas guerras
________________________________
 

Las guerras financieras y por los recursos naturales renuevan la geopolítica y los códigos de los enfrentamientos entre los países. Un proceso que comenzó tras la caída del Muro de Berlín y que plantea nuevos desafíos a los individuos y a los Estados Nación, sin tirar un solo tiro. 

Numerosos estudiosos e investigadores de diferentes disciplinas como la Seguridad, la Economía, la Ciencia Política, la Sociología o las Relaciones Internacionales coinciden en la existencia de un cambio en el fenómeno de la guerra y los conflictos armados tras la caída del Muro de Berlín. Todos ellos apuntan hacia unas nuevas señas de identidad que hacen que los nuevos conflictos contemporáneos sean distintos a los conflictos del pasado. Pero ¿Cómo son las nuevas Guerras y cuáles son realmente las causas? 

Las causas principales son dos: Por un lado las identidades políticas basadas en cuestiones religiosas, étnicas y tribales; mientras que por otro se encuentran aquellas otras motivadas por la contienda por los recursos. 

Mary Kaldor apunta como principal característica de las "nuevas guerras" lo que denomina las identidades políticas y asegura que, en las "viejas guerras" se dirimían los asuntos de orden geopolítico o se combatía por las ideologías o por los territorios. Sin embargo en los nuevos conflictos, los elementos que entran en liza serán aquellos relacionados con las identidades políticas, entendiendo éstas como aquellas doctrinas que tratan de fortalecer y hacer hincapié en la importancia de las estructuras de poder basadas en la tribu, la nación, el clan, de religión o la lengua. Y aun cuando algunos analistas lo consideran un hecho basado en raíces históricas, Kaldor aprecia claramente este nuevo nacionalismo como de reciente construcción al contener dos nuevas señas de identidad. Por un lado busca la desintegración del estado y no la construcción del mismo y por otro, es un nacionalismo carente de ideología modernizadora.

Las guerras financieras

Más actual que nunca con su libro “De la Guerra”, publicado en 1832, la premisa de Carl von Clausewitz sobre que la guerra es la continuación de la política por otros medios, nos introduce a un mundo actual  de “La guerra de las divisas”, una interesante mirada del norteamericano James Rickarts, ex asesor del Pentágono y del gobierno estadounidense, que revela aspectos de la guerra moderna entre grandes potencias, de apariencia incruenta, silenciosa pero de consecuencias terribles. 

La guerra financiera o de las divisas es –según Richarts- una guerra ejercida mediante supercomputadoras que manipulan las transacciones financieras o mediante bloqueo de divisas, bancos e intercambios, con el propósito es aislar al enemigo y obligarlo a rendirse sin disparar un tiro. Es otro tipo de guerra, el modo actual de gestionar la política por otros medios; a ella se deben las crisis como las del 2008,y la que seguirá, que según el autor llegará pronto y mostrará una cara más agria que la anterior. 

Como antecedente cercano, hay por lo menos dos casos que bien sirven de ejemplos.  En 1998 el mundo estuvo a horas de la clausura de los mercados financieros. En 2008 pasó lo mismo, y si bien destruyó riqueza por 60 millones de millones de dólares, equivalente al producto bruto mundial anual, sólo hubo colapsos parciales como la quiebra de Lehmann Brothers a fines de setiembre. El problema que se avecina ahora, entonces, es que en la crisis futura los bancos centrales no vendrán al rescate como en 2008 y el plan de emergencia puede incluir la clausura de bancos y bolsas de valores. Y en este caso no hay discusión de si es crisis y ajuste con “con la gente adentro” o “con la gente afuera”. La población lo sufrirá y mucho.

En ese sentido, la guerra financiera es una guerra por el crecimiento en un mundo con fuentes limitadas debido a la sobreexplotación de recursos y a la deuda impagable. Los socios comerciales tratan de robarse el crecimiento unos a otros mediante devaluaciones. Al final de años o décadas, nadie gana. Nadie espera cobrar sus acreencias y los deudores ven la conveniencia de contraer deudas y más deudas.

Contexto internacional y cambio  de Paradigma: “La sociedad del cansancio”

El paso de la Sociedad Disciplinaria de Michael Foucault del Siglo XX, a una “sociedad de control” que la sociedad occidental está sufriendo un silencioso cambio de paradigma: el exceso de positividad está conduciendo a “La sociedad del cansancio”, es lo que Byung-Chul Han incluye y enmarca dentro de lo que llama el paradigma neurológico. 

El autor y una de las voces filosóficas más innovadoras que ha surgido en Alemania recientemente, afirma en este inesperado best seller que fuimos testigos de que el enemigo no es externo sino interno. Desaparece la otredad, y queda un yo todo positivo, que todo lo abarca y todo lo cubre. El hombre se somete cotidianamente a la culpa de no poder, en una sociedad del “Si puedo” y “se enferma de positividad”, en un mundo regido por un mercado económico y cultural que juega con las nuevas reglas de la disuasión, el consenso, la Comunicación y el control. 

Según Han, toda época tiene sus enfermedades emblemáticas como la depresión, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno límite de la personalidad (TLP) o el síndrome de desgaste ocupacional (SDO) definen el panorama patológico de comienzos de este siglo. Estas enfermedades no son infecciones, sino estados patológicos que siguen a su vez una dialéctica, pero no una dialéctica de la negatividad, sino de la positividad, hasta el punto de que cabría atribuirles un exceso de esta última. 

La violencia de lo positivo contra la violencia del lo viral: La violencia del uno mismo contra la violencia del otro. El paso de la sociedad disciplinaria a la sociedad de control, en la que prevalecen nuevas formas de violencia u violencia inmanente al sistema que se camufla con conceptos en el mundo laboral como el “Control por rendimiento” y la “obligación de rendir” y la consecuente “culpa si no puedo

La guerra contra nosotros mismos  y el ejemplo del Emprendedor

El Ejemplo que pone Han es el del Emprendedor: Un sujeto que todo lo puede por su propia voluntad. Es –según Hang- un culto al hacer y poder hacer. Queda atrás entonces la Sociedad Disciplinaria y la cultura del DEBER y la dialéctica del No- poder (Negativa); para ingresar en la sociedad del rendimiento con la positividad del PODER, Siempre poder: El “Yes We Can” de Barack Obama, y robado por Cambiemos con el “Si se puede” de la campaña 2015. 

El enfoque y su profundidad refleja también un nuevo paradigma y si se quiere, suma una nueva guerra: la guerra contra nosotros mismos. “Ahora uno se explota a sí mismo y cree que está realizándose”, aseguró recientemente el autor al diario El País de España, y agregó: “En la orwelliana 1984 esa sociedad era consciente de que estaba siendo dominada; hoy no tenemos ni esa consciencia de dominación", alertó y fue más allá al asegurar que hoy los individuos se autoexplotan y sienten pavor hacia el otro, el diferente, viviendo, así, en “el desierto, o el infierno de lo igual”.

Cuanto más iguales son las personas, más aumenta la producción; esa es la lógica actual; el capital necesita que todos seamos iguales, incluso los turistas; el neoliberalismo no funcionaría si las personas fuéramos distintas”. Si a esto sumamos el Narcisismo imperante en dondeser observado hoy es un aspecto central de ser en el mundo”. A nivel Comunicaciones, las relaciones se reemplazan por las conexiones, y así solo se enlaza con lo igual; la comunicación digital es solo vista, hemos perdido todos los sentidos; estamos en una fase debilitada de la comunicación, como nunca: la comunicación global y de los likes solo consiente a los que son más iguales a uno; ¡lo igual no duele!”. 

 

Por Manuel López Melograno .

 

Imagen::collage mundo en mano- :Pinterest
 

 



 
------------------------------------------------------------------------------------------------ << VOLVER
| Julio de 2019 | Edici├│n Nº 30.
Comentarios: no hay comentarios de este artÝculo, se el primero en comentar!
_______________________________________________________________________________________
_______________________
* La Agencia ARLA no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los columnistas. El material publicado puede ser reproducido de manera total o parcial citando la fuente.
 
 
_________________________________________ Comentarios

 
no hay comentarios para esta noticia.
   
Buscar